domingo, 30 de agosto de 2015

En mi noche...

Me gusta fumar en la oscuridad mientras el frío de noche golpea mi rostro. Desde mi ventana veo en el cielo  como revientan algunas estrellas; otras en cambio, titilan inseguras. Es en ese instante mágico cuando apareces, y tu alma vacía desbordando de nada, llena inexplicablemente todos mis espacios.
   Te dueles y vas destilando rencor para redimirte, excusándote en un amor propio que no tienes. El ego envuelve tu piel y con él, vas volviéndote de papel. Tu vanidad absurda, enmascarando la verdad...y se me antoja ruidoso el silencio confrontándote con tu realidad. Me ensordecen tus palabras, ya no quiero escuchar...en mi noche hay estrellas que tu pintas y luego te vas.