miércoles, 17 de noviembre de 2010

El Desconocido

   Era poco más de la medianoche cuando salí de la casa de Caty. Atravesé el inhóspito campo de deportes del pueblo con el objetivo de acortar el largo camino a casa.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               Desanduve un pequeño trecho porque algo me llamó la atención...El contorno de una figura humana     desconocida, que se dirigía con paso firme, aparentemente hacia la morgue.                                                                                                            Pretendí seguirlo sólo unos pasos; pero la curiosidad me carcomía el cerebro y después, no podría dormir en toda la noche si no lograba revelar el misterio.                                                                                                   Era un hombre de contextura grande y llevaba puesto un sobretodo negro y botas de goma del mismo color.    El aire frío calaba los huesos y una llovizna molesta iba cerrándose mientras avanzaba la noche.   Efectivamente, la morgue del pueblo fué su destino; ví que tenía las llaves del edificio así que, deduje, que se trataba del médico forense que suelen enviar desde la capital,cuando ocurre algun infortunio. En esta ocasión era poco probable porque yo no había oído noticias al respecto y en un pueblo chico, todo se sabe.                                 Me fuí acercando despacio, intentando no hacer ruidos que me pusieran al descubierto frente al gigante.... Encontré una ventana pequeña por donde se filtraba una luz  tenue pero que, dejaba ver claramente el interior de la habitación.....                                                                                                                                       ......Allí estaba él, parado de espaldas y un poco encorvado, trabajando sobre un cuerpo que yacía sobre una gran mesa de madera antigua....cuidadosamente giró su silueta para alcanzar el bisturí que antes había dejado a su derecha.                                                                                                                                                      Fué entonces, cuando pude ver el rostro de la mujer.....                                                                                          "Se parece mucho a mí", pensé. Despreocupada......                                                                                                   "Se parece demasiado a mí", grité. Desesperada.......